Todos los lentes de contacto blandos tienen un alto contenido en agua, por tanto, al final del día pueden resecarse, sobre todo en trabajos donde el ojo esté muy expuesto a agentes externos que resequen la superficie ocular como lo son: polvo, ambientes de aire acondicionado o calefacciones, uso prolongado de dispositivos electrónicos, entre otros. Por lo tanto, es recomendable el uso de lágrimas artificiales hidratantes si eres usuario de lentes de contacto. Cabe recordar que en sus componentes no debe contener preservantes que no sean aptos para lentes de contacto.

 

Las lágrimas artificiales pueden utilizarse antes, durante y después de ponerse los lentes de contacto. Para evitar problemas y potenciar al máximo la eficacia de las lágrimas artificiales es conveniente seguir estas recomendaciones relativas a su correcta administración:


  • Con el fin de facilitar su introducción, se debe bajar muy bien el párpado inferior antes de presionar el bote para echar las gotas.

  • Cerrar el ojo durante unos segundos inmediatamente después de introducir las gotas para evitar que las lágrimas salgan.

  • Cuidar la higiene de las manos y no establecer contacto entre el ojo y la punta del frasco. De esta forma, se evitan infecciones oculares procedentes del exterior y que se propaguen otras.

 

Patricia Gonzalez
Estudiante de Optometría
Universidad Especializada de Las Américas.

Lista de deseos

No tienes artículos en tu lista de deseos.